Sánchez: “Franco no merece un lugar de culto. Con la exhumación cerramos un capítulo oscuro de nuestra historia”


El líder del PSOE y presidente en funciones afirma, ante la Asamblea General de la ONU, que la decisión del Supremo “es una gran victoria de la democracia española”.

“Es una gran victoria de la democracia española”. Así se ha referido el presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, al fallo del Tribunal Supremo, que este martes aprobó por unanimidad el plan del Ejecutivo socialista para exhumar los restos del dictador del Valle de los Caídos y reinhumarlos en el cementerio de Mingorrubio, dando así cumplimiento al mandato del Congreso de los Diputados y a las recomendaciones de la ONU.

Precisamente ante la Asamblea General de Naciones Unidas, reunida estos días en Nueva York, Sánchez subrayó que la decisión del tribunal es “un anuncio muy importante para la sociedad española” que significa cerrar “simbólicamente el círculo democrático”, puesto que implica un aval a la exhumación de los restos del dictador “del mausoleo público en el que estaba enterrado con honores de Estado” y donde “han reposado inmoralmente durante mucho tiempo”, porque “ningún enemigo de la democracia merece un lugar de culto ni de respeto institucional”, argumentó.

Estados fundadores de las Naciones Unidas hace 75 años por culpa de la dictadura franquista “que tuvo sometido a nuestro país durante cuarenta años” y que “colaboró con el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial”. Y a renglón seguido elogió el camino de España, que tras salir de “aquella dictadura sombría” fue capaz de “construir un país próspero, libre, descentralizado y comprometido con su diversidad”. “Una democracia sólida y garantista” que quiere compartir con el mundo “sus logros y su espíritu transformador”, resumió.

Horas antes, la vicepresidenta del Gobierno en funciones y secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, ya había avanzado la valoración “muy favorable” del Ejecutivo a la decisión del Supremo. “Siempre hemos dicho que este Gobierno iba a procurar, en el marco del Estado de derecho, que el dictador no mancillara la dignidad de la democracia española estando en un lugar de enaltecimiento público”, comentó Calvo, quien advirtió de que España era la “única democracia europeo” que tenía a una dictador “en un mausoleo de Estado donde se podía enaltecer su figura”.

Desde las filas socialistas, su vicesecretaria general, Adriana Lastra, manifestó en una rueda de prensa en Ferraz que “la decisión del Supremo resuelve una anomalía democrática y hace justicia a la memoria de las víctimas de la dictadura”. Además, tuvo un emocionado recuerdo para los “socialistas y demócratas a los que se quitó la vida y de millones de españoles a los que se quiso privar del recuerdo, se quitó la libertad, y se les prohibió hasta la palabra”.