Vemos el caos generado y mantenido por la eliminación de la Zona Azul

Estos días estamos viendo como Bildu, a pesar de contar con el respaldo mayoritario del pleno municipal ha sido incapaz de sacar adelante su propuesta alternativa de gestión del tráfico en superficie de la ciudad.

Una política por fascículos que ha originado desconocimiento, desinformación, caos y malestar. Es incomprensible como un ayuntamiento con mayoría absoluta va dando por capítulos una política que evidencia la falta de proyecto para la ciudad.

Presentaron una moción que regulaba por cámaras el acceso al casco viejo. Meses después la modifican añadiendo las cámaras de vigilancia para el control de vehículos a la Zona Azul (con la suspensión por tanto del control mediante parquímetro y el despido de los trabajares).

Tras ello obligaron a la anterior empresa a dejar todo como estaban, eliminando así la posibilidad de que el ayuntamiento anta una previsible falta de cámaras pudiera actuar.

4 años de legislatura y las cámaras no están instaladas ni compradas. Ni se prevé que puedan llegar antes de final de legislatura.

Un nuevo capítulo viene con el engaño por parte de la concejala de Ahora-Orain a los comerciantes a los cuales prometió la bajada de las multas, cosa que NO se ha producido ni la han llevado a pleno, siguen sin escuchar..

El colmo viene cuando se pide “voluntariedad” a los vecinos y vecinas para que con ello haya rotación. Y convierten esa “voluntariedad” en anuncio de sanciones por la desinformación que han originado. El pleno pasado aprobó la suspensión de las multas porque NO pueden multar pues NO han comprado ni instalado las cámaras. Sin embargo hacen creer a los vecinos, con unos cartones y un texto malintencionado, que si no mueven el coche en 90 minutos les multarán 60€. Cosa que bajo ninguna circunstancia es cierta ya que NO hay cámaras, los coches no se mueven y no hay multas.

Es necesario recuperar el modelo anterior, modernizándolo y adaptándolo a la movilidad actual, recuperando y creando puestos de trabajo en nuestra ciudad.

Bildu y Ahora-Orain deben dar explicaciones de esta negligente actuación en la gestión y del engaño al que pretende llevar a los ciudadanos con amenazas de multas que NO se pueden materializar puesto que la ordenanza no se puede aplicar al no haberse creado la infraestructura correspondiente.