Presupuestos para las personas




  • Salario mínimo. El salario mínimo será de 900 euros en 14 pagas en el año 2019. Actualmente es de 735 euros al mes. Como destacó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se trata de un incremento del 22,35%, el mayor de la Historia en tasa interanual.
  • Reforma laboral. Se derogarán los aspectos más lesivos de la reforma laboral. Entre otras cuestiones,  se reforzará la obligación de que el horario de trabajo conste expresamente en los contratos a tiempo parcial para evitar fraudes, y se ampliará el régimen de no caducidad de los convenios colectivos. También se recuperará el subsidio por desempleo para mayores de 52 años.
  • Autónomos. Los trabajadores autónomos cotizarán según sus ingresos reales. Así, aquellos que tengan menores ingresos pagarán menos. También se combatirá la proliferación de falsos autónomos.
  • Ayudas a las familias. Además de la puesta en marcha del Ingreso Mínimo Vital, aumentará notablemente el presupuesto para combatir la pobreza infantil, una de las prioridades del Gobierno de Pedro Sánchez, que ya creó el Alto Comisionado por la lucha contra la Pobreza Infantil y puso en marcha el programa Veca para garantizar la alimentación y las alternativas de ocio educativo de los menores durante el verano. Finalmente, se impulsará la universalización de la educación de 0 a 3 años, con 30 millones de euros en el presupuesto de 2019 y permitiendo a los ayuntamientos que destinen parte de su superávit a escuelas infantiles.
  • Una fiscalidad justa. La ministra Montero dejó muy claro este jueves que las personas trabajadoras y las clases medias no sufrirán ninguna subida de impuestos: al contrario, se beneficiarán de los mejores servicios públicos y la mejor calidad del empleo que permitirá este acuerdo. En cuanto a las grandes empresas, aportarán más para lograr un Estado del bienestar fuerte que redistribuya la riqueza y proteja a las personas más vulnerables. En esa línea, se introduce un mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades, se crea un impuesto sobre las transacciones financieras y otro sobre las grandes corporaciones digitales. Para personas físicas, se elevará el IRPF para rentas superiores a 130.000 euros y el Impuesto de Patrimonio para fortunas de más de 10 millones euros.
  • Medidas contra el fraude. El Gobierno está comprometido con la lucha contra el fraude fiscal, y así se refleja en el texto del acuerdo. El paquete de medidas contempla actualizar el listado de paraísos fiscales, limitar a 1.000 euros los pagos en efectivos de empresarios y profesionales en aquellos pagos vinculados a su actividad, el refuerzo de la lista de morosos de la Agencia Tributaria y la prohibición por ley de aplicar ninguna amnistía fiscal, como la que aprobó el PP durante su última etapa de Gobierno.
  • El fin de la tasa rosa. Los productos de higiene femenina pasarán del 10% de IVA al 4%, ya que se trata de artículos de primera necesidad. También se reduce el IVA de los servicio veterinarios (del 21% al 10%).
  • Pensiones. Las pensiones se revalorizarán según el IPC, lo que garantiza su poder adquisitivo. Con este paso queda definitivamente atrás la reforma que el PP impuso de forma unilateral en 2013 y que empobreció a los pensionistas, al establecer una revalorización de solo el 0,25%. Además, las pensiones mínimas y las no contributivas subirán un 3%. En palabras de Maria Jesús Montero, ministra de Hacienda, se trata de “dignificar a nuestros mayores”.
  • Sanidad. Tras recuperar la universalidad de la Sanidad, el Gobierno de Pedro Sánchez da un nuevo paso y apuesta por revertir los copagos farmacéuticos paulatinamente. Cinco millones de pensionistas, los que perciben pensiones más bajas, se beneficiarán ya en 2019 de la supresión de esos copagos, que también se impusieron durante la etapa de Gobierno de Mariano Rajoy. También dejarán de abonar los copagos 1,8 millones de familias con rentas bajas. Además, se creará una comisión de expertos para revertir las privatizaciones de la sanidad.
  • Educación.  El acuerdo deshace muchos de los recortes del PP. Por ejemplo, se suprime el aumento de la jornada lectiva de los docentes y la posibilidad de elevar el ratio de alumnos por aula. Se reducirán las tasas universitarias a niveles previos a la crisis, se destinarán 50 millones a ayudas para material escolar y se dedicarán 536 millones extra a becas, después de que el Gobierno ya aprobara en julio un incremento de las becas universitarias para alumnos de familias con rentas más bajas.
  • Dependencia. Los presupuestos que refleja el acuerdo con unas “cuentas sociales que protegen a los más vulnerables”, en palabras de Montero. Por eso uno de sus objetivos es dignificar la situación de las personas con dependencia y la de sus familiares. Con respecto a 2018, habrá un 40% más de presupuesto para la dependencia, con lo que se revierte la etapa de “abandono” del sistema por parte del PP. Además, los familiares cuidadores recuperarán la cotización a la Seguridad Social.
  • Ingreso Mínimo Vital. El texto apuesta por desarrollar el Ingreso Mínimo Vital. En una primera etapa supondrá una mejora de la prestación por hijo a cargo para familias vulnerables, y posteriormente supondrá la creación de un programa de garantía de renta para familias sin ingresos o con rentas bajas. El Ingreso Mínimo Vital es una de las medidas que el PSOE propuso ya desde la oposición y que ahora materializa desde el Gobierno.
  • Vivienda. El incremento de los precios de los alquileres y la imposibilidad de acceder a una vivienda en régimen de compra es una creciente preocupación de los ciudadanos. En respuesta a ello, el presupuesto para Vivienda aumenta un 38% y se incrementará en 20.000 el número de viviendas en alquiler a preciso asequibles. Además, se alargará de tres a cinco años la duración de los alquileres y se pondrá techo a la las subidas abusivas de los precios permitiendo a ayuntamientos y comunidades autónomas elaborar un índice de precios de referencia.
  • Permisos de paternidad y maternidad. Las mujeres son discriminadas sistemáticamente en el mercado laboral, entre otras razones, por la posibilidad de ser madres. Para atajarlo, el Gobierno equiparará progresivamente los permisos de paternidad y maternidad una medida clave para la conquista de la igualdad efectiva. Los permisos, además, serán intransferibles.
  • Violencia de género. El pacto de Estado contra la violencia de género se dotará con 220 millones de euros, 20 millones más de los inicialmente previstos para combatir esta lacra que ha matado a 966 mujeres desde que existen registros y a 40 en lo que llevamos de año. Acabar con la violencia de género es una prioridad del Gobierno socialista.
  • Reformas legislativas. Además, se impulsará una ley integral por la protección de la libertad sexual y contra las violencias sexuales, así como una reforma del Código Penal. Todo ello, para garantizar que “sólo sí es sí”.
  • Más recursos para la Ciencia y la Innovación. Tras años de sucesivos recortes, el documento firmado por el presidente Sánchez establece una subida del 6,7% en las partidas destinadas a Ciencia e I+D+I. Todo ese presupuesto se desarrollará en el ámbito civil.
  • Más fondos para el personal investigador víctima de los recortes del PP. Además, la partida para proyectos de investigación y para contratar personal en ellos sube un 21% con respecto a este año, alcanzando los 393 millones de euros. En paralelo, se elaborará un plan de choque para recuperar a los investigadores perdidos a causa de los recortes: se destinarán 39 millones de euros a ofertas públicas de empleo a cargo del Ministerio y una partida para que universidades y organismos públicos rescaten al personal perdido en la última década.
  • Transición Ecológica. Antes de terminar 2018 se llevará al Congreso el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, dos normativas clave para garantizar la sostenibilidad del medio ambiente en nuestro país.
  • Protección a los consumidores vulnerables. Se incorporan medidas que van en la línea de las aprobadas en el último Consejo de Ministros, cuando se introdujeron medidas en el bono social eléctrico y se creó un bono social de calefacción. El acuerdo presupuestario contempla ambas figuras y recoge también propuestas para fomentar el autoconsumo eléctrico y apostar por la eficiencia energética, con partidas, por ejemplo, para rehabilitar viviendas y mejorar su ahorro energético, un propósito al que se destinarán 400 millones de euros anuales.