El PSN-PSOE denuncia la falta de reacción de Barkos ante la fuga de profesionales en Educación


El PSN-PSOE lamenta el cese, a petición propia, de la Jefa del Negociado de Asesoría de Convivencia del Departamento de Educación. Esta circunstancia ahonda y agrava la caótica situación a la que se enfrentan en el seno del Departamento de la consejera Solana, que ve un día sí y otro también, cómo se producen abandonos de técnicos especializados en su área, fundamentalmente en el Servicio de Evaluación, Calidad, Formación, Igualdad y Convivencia.

Para el portavoz socialista en la materia, Carlos Gimeno, este hecho evidencia la incapacidad de la Consejera y colaboradores para mantener la estabilidad técnica de la cartera de la que es responsable. El PSN-PSOE destacó el pasado junio como aspecto positivo la incorporación de profesionales que generaban un aporte al ámbito de la convivencia, aspecto que hoy comienza a devaluarse.

Los socialistas preguntarán por las causas de este abandono. Además, consideran que es víctima del autobombo de la propia Consejera, vendiendo un programa considerado “estrella”, que teniendo buenos profesionales y siendo una buena apuesta requiere un ajuste de expectativas. No se puede obviar que la mayoría de los casos de convivencia, 206, no se trabajan en el seno del programa, por tener el carácter de piloto, de implantación muy lenta, que ha tipificado 11 casos el primer año y seis el segunda año (datos marzo 2018).

Al PSN-PSOE le parece que el indicativo para poder acogerse al programa, que se refiere a que los centros hayan manifestado interés reiterado en la prevención del acoso escolar y contaban con trayectoria formativa en el ámbito de convivencia escolar, es correcto pero insuficiente en un programa que no sólo es preventivo. Siendo también de intervención, en este caso uno de los indicativos debería ser el de número de casos de acoso en los centros para incorporarlos donde más dificultades existieran. No es así.

Más allá de estas circunstancias, el PSN-PSOE quiere que se ahonde en la evaluación del programa, se desconocen en el momento actual las acciones que se han realizado en los centros para evaluar la convivencia, si se han revisado reglamentos o si se han generado estructuras de apoyo entre iguales, máxime cuando debería contar con las valoraciones de los centros.

Parece obvio lo insuficiente de los recursos personales especializados en el programa con el objetivo de que los técnicos tengan las mejores condiciones para el desarrollo de criterios de intervención muy exigentes en el ámbito de la formación y el asesoramiento.

Más allá de todo eso, la descapitalización del Departamento de Educación, la pérdida de los activos más importantes se está produciendo no dejan de generar cambios relevantes y provocan tanto fuga de información como el incremento de errores en la gestión educativa.