Hagamos legal el último derecho


Abrimos la agenda legislativa a la despenalización de la eutanasia con una proposición de ley orgánica que se fundamenta en preceptos constitucionales como la dignidad de la persona y el derecho a decidir libremente. Es una demanda de la sociedad española.

Decimos eutanasia y pensamos en Ramón Sampedro. Pero en la lucha por el reconocimiento del derecho a morir libremente hay otros muchos nombres y apellidos. Y, sobre todo, mucho sufrimiento. El PSOE cree que ha llegado el momento de abordar este debate y lo abrimos en el Parlamento, con una Proposición de Ley Orgánica que regula y despenaliza la eutanasia y la ayuda al suicidio asistido. Con esta iniciativa legislativa, el PSOE vuelve a ser pionero en la conquista de un nuevo derecho y avanza en la consolidación de los derechos y libertades civiles. Consideramos que la eutanasia es un derecho subjetivo. El derecho a decidir que no se es capaz de seguir viviendo en unas condiciones insoportables.

La proposición de ley orgánica tiene el objetivo de solucionar legalmente los supuestos en que una persona con una enfermedad irreversible y sin tratamiento, que sufre padecimientos graves, desea y solicita que se le administre una medicación que ponga final a su vida de manera anticipada o que le garantice el acceso a los fármacos para poner fin a su vida por sí mismo, acompañándole hasta el final. Actualmente, en España, estos supuestos están penalizados en el Código Penal y planteamos modificar su artículo 143.

El derecho se regula de un modo ampliamente garantista de forma que se constate que la solicitud de ejercerlo es voluntaria, informada, consentida y libre. Esta regulación se asienta sobre la necesaria compatibilidad entre principios básicos y derechos reconocidos en la Constitución, como son los derechos fundamentales a la vida y a la integridad física y moral pero también la dignidad personal, la libertad o la autonomía de la voluntad.

En el marco del derecho comparado, el PSOE ha optado por el modelo de aquellos países que se han dotado de una regulación sistemática y ordenada de los supuestos en que cabe eutanasia o suicidio asistido sin que tenga consecuencias penales, pero con todas las garantías. En España, 7 parlamentos autonómicos han pedido su regulación. Varios estados norteamericanos, Alemania, Suiza, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Canadá o Colombia, entre otros, tienen reconocido el derecho a la eutanasia.

Hay consenso político y social para abrir este debate. La sociedad está sensibilizada, ya que la última encuesta del CIS que pregunta por la eutanasia revela que existe un importante apoyo a su regulación: Más del 70% está total o bastante de acuerdo.

El PSOE lleva tiempo trabajando intensamente en esta Proposición de Ley Orgánica. Y no partimos de cero. El programa electoral y una resolución del 39º Congreso Federal recogen la intención de los socialistas de regular y despenalizar la eutanasia. En el Programa Electoral 2015 se decía: “Promulgar una ley de muerte digna y de cuidados paliativos. Abriremos el debate sobre la eutanasia si hay consenso”. Y en el 39º Congreso Federal ya quedó claro el objetivo: “Los socialistas hemos destacado siempre en la consecución de nuevos derechos sociales y civiles y creemos que ha llegado el momento de regular en España la eutanasia y su despenalización inmediata, con todas las garantías éticas y de seguridad jurídica para el cumplimiento de la voluntad de la persona y a protección de su dignidad “ (junio 2017). Además, el PSOE ya ha presentado varias iniciativas legislativas en el Congreso sobre muerte digna. La última, una proposición de ley en febrero de 2017.

 Proposición de Ley Orgánica